Los pequeños detalles de la vida, hacen que podamos saborearla.

Mirar el verdor de la naturaleza, disfrutar del aroma de un café , comer con calma, oirnos respirar...

son la huella que nos dejamos y la que dejamos tras nuestro paso.

Los productos de calidad, la atención amable y entornos naturales son parte de nuestra filosofía en ambos establecimientos.

Desde Soto en Cameros, con nuestro restaurante integrado en el antiguo Hospital Provincial de La Rioja,

actualmente  albergue turístico, 

ofrecemos comida tradicional casera con vistas a la ermita del Cortijo, atención personalizada, asesoramiento en rutas...

Un lugar de encuentro para eventos privados, para reuniones familiares y donde disfrutar de conciertos y festivales.

En Logroño en la Cafetería del Instituto Comercio formamos parte del aprendizaje, el profesorado y alumnado nos invitan a evolucionar

de forma más dinámica y saludable.

Almuerzos saludables con pan de masa madre, repostería casera o fruta en las meriendas son ejemplos

que hacen que nuestra alimentación diaria sea más amable.

Ambos lugares nos hacen estar despiertas conociendo nuestro pasado sabiendo mirar a nuestro futuro.